Vecinos abandonando la ciudad por la puerta de San Martín antes de la explosión de las minas